El éxito de nuestra madre

“Probablemente la empresa más difícil es la familia, la que propone las máximas exigencias al individuo, especialmente a la madre. Surge la cuestión: ¿Cuál es nuestra postura respecto a esta empresa y su principal dirigente, nuestra madre? ¿Nos permitimos a nosotros y a ella ser su éxito en todos los aspectos? ¿Denegamos de diversas maneras el éxito pleno de esta empresa?

Esto es de la mayor importancia para nuestro trabajo y nuestra empresa: quien le deniega a la madre la colaboración en el éxito de su empresa, se deniega también a sí mismo el éxito en su empresa y en sus trabajos.

Lo que sea que logramos, lo logra nuestra madre. Sea lo que sea en lo que fracasamos, fracasa nuestra madre.
(…)

El éxito en nuestra profesión tiene la cara de la madre. Quien pueda dirigirse a su madre con respeto y amor se encamina al éxito en su profesión y en su vida. Y al revés, si nuestra madre se ha de retirar de nosotros, con ella también se retira de nosotros el éxito.”

Bert Hellinger, Historias de Éxito en la Empresa y en el Trabajo.

 

 

Por si quieres compartirlo...