- ¿Cómo se participa en un taller? -

Aunque exista la posibilidad de realizar un trabajo de constelaciones familiares en sesiones individuales, por norma general una constelación se lleva a cabo en el contexto de un taller grupal. Ahora bien, estos talleres se apoyan en el grupo y al mismo tiempo son individuales. No son terapias de grupo, propiamente hablando; se requiere de personas que asuman los roles de los miembros de la familia del cliente, pero al mismo tiempo se trabaja sobre un asunto personal de éste, en un contexto seguro, de profundo respeto.

Se puede tomar parte en un taller de constelaciones de dos modos distintos.

En el primero, la persona participa de un taller asistiendo a él, beneficiándose de los aprendizajes que en él se realizan y poniéndose al servicio de los otros participantes que vayan a realizar su constelación, prestándose si así se le pide (y lo desea) para ser representante en esas constelaciones.

En la segunda modalidad, la persona participa igualmente en todo el taller, saliendo como representante (si lo desea) en las constelaciones en las que se le requiera, y cuando llegue el momento apropiado, realizando su propia constelación. De este modo todos los presentes en el taller aprenden y experimentan el profundo alcance de las constelaciones.

De un lado es gracias al grupo y a su disponibilidad para participar como representantes que el cliente que realiza su constelación tiene la posibilidad de mirar a su familia y a los sucesos que han tenido lugar en ella de un modo completamente nuevo. De otro lado es sorprendente y muy gratificante participar como representante, una experiencia que amplía la comprensión de otros seres humanos y sus situaciones, al tiempo que resuena en el interior de cada uno y arroja nueva luz sobre los asuntos propios, no tan distintos a los de los demás, al fin y al cabo.