Sesiones Individuales y de Pareja

Si estás interesado en hacer terapia individual o de pareja, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Paso habitualmente consulta en Murcia, en mi sala Una Buena Vida en la calle Platería.

Lo más habitual es que la terapia individual consista en sesiones individuales periódicas, semanales o quincenales, como parte de un proceso terapéutico y de crecimiento con el que superar el malestar psicológico que se sufra, acompañando por ejemplo un periodo de duelo, de apatía o depresión, de crisis de pareja, o una situación de estancamiento o de cambio vital más ambicioso.

No obstante también pueden tratarse de sesiones puntuales, un encuentro aislado para acompañar y guiar en una situación concreta de estrés, de incomprensión, conflicto, de toma de decisión complicada, etcétera.

Lo que es fundamental en las sesiones es la calma y la absoluta confidencialidad, así como una dedicación y atención exclusiva a la situación personal del cliente y sus necesidades.

Como terapeuta confío mucho en la capacidad de cada persona para sanar, para integrar lo que le va sucediendo en la vida y avanzar en su propio camino dando los pasos que son necesarios. ¿En qué entro yo?

Yo me ofrezco para acompañar en procesos especialmente duros, para desenredar nudos, aportar una nueva luz y perspectiva a los problemas, dar impulso y determinación para resolver y moverse hacia adelante, tomar decisiones postergadas, tener conversaciones históricas con las personas fundamentales, de esas conversaciones que cambian la vida de una vez para siempre, que dan nuevas fuerzas y alegría, que reconcilian y liberan la rabia y el amor contenido. Para estas cosas a veces uno puede necesitar ayuda. Yo la he necesitado. Mi vida es ahora infinitamente mejor. Y me he formado mucho. Y ahora ofrezco mi experiencia y capacidad a los demás.

La psicoterapia que ofrezco no es para el pasado, para bucear en las entrañas de la infancia o de la familia para teorizar sobre los males de uno mismo. La psicoterapia en la que creo es para moverse hacia adelante, para solucionar conflictos, para poner en orden la vida de uno mismo y hacerla buena, mejor, más rica, alegre y plena.